1 de agosto de 2009

La Sombra del Viento


Acabo de sumergirme en una apasionante novela de uno de mis escritores favoritos, Carlos Ruiz Zafón. Solo llevo varios capítulos y ya tengo miedo de acabarlo, de que no dure mucho la sensación de bienestar, de angustia; tengo miedo de dejar de saborear las palabras, dejar de sentir el olor dulzón de tinta. Cuando empiezo a leer y veo que el cariño que ejerzo es correspondido, me apasiono y más aun si el libro es de este autor. Es capaz de transportarme a la Barcelona de el siglo XX, todo los libros lo hacen ( o mejor dicho casi todos) pero este libro lo ha hecho y lo hace con más pasión.
Las primeras paginas me ponían el vello de punta, el amor, la devoción, todo en general...
Es un sentimiento contradictorio: quiero terminar de disfrutar este libro lo más rápido posible para hacerme con El juego del ángel, pero no quiero que se me acaba tan pronto-No sé si se me entiende-

2 comentarios:

Carmen dijo...

Te entiendo perfectamente, porque puede ser que el libro sea muy comercial, como dicen, pero lo que está claro es que Zafón llega al público y lo mantiene enganchado hasta sus últimas páginas. A mi me encantó (mucho más que el juego del ángel), así que disfrútalo porque te vas a inmiscuir tanto en la historia que vas a terminar siendo un personaje más.

Alatriste dijo...

Me leí todos los libros de Zafón y por supuesto, La sombra del viento caló en mí como una suave pero pertinaz lluvia. Me parece una novela genial, sublime, alucinante. Así que disfrútala y cuéntame si te apetece. Un abrazo.