23 de julio de 2013

Hilos de conciencia.

Son pocas las personas con las que se puede bajar el mural hormigonado y poder hablar con total libertad, teniendo absoluta certeza de que las palabras que dejas en sus manos jamás serán usadas en tu contra.

Pocas, muy pocas.
...
Demasiados príncipes para tan pocos súbditos dispuestos a ser sodomizados.
...
Cuando te llevas tanto tiempo con las manos secas sabes que algo no va bien, algo falla.  Una mañana te levantas y te asfixian las letras  al salir, pobre del que no se ponga a escribir en ese mismo instante.
......
Cuando te apoderas de las calles solitarias en una de muchas madrugadas, tan huecas que hasta el palpitar de un corazón tiene pensamiento propio.
......
Hay quien dice que la tristeza es la alegría de la gente profunda.
....
Es difícil parar de escribir cuando percibes el hilo argumental de tu propia conciencia.
...
Estoy cansado de escuchar eso de "en la vida no se puede tener todo´´, ¿alguien podría decirme el motivo de esa afirmación? ¿dónde esta escrito eso como verdad universal?
...
Daniel se sentó junto a la anciana; mientras ella escribía historias aún por vivir, a él, se le apagaron los ojos

8 de junio de 2013

Desnudo.

A veces al cerrar los ojos, vuelven a la retina insultos lejanos que aun perduran en la memoria, enquistados, demasiado clavados en la carne que todavía cicatriza , que aun sangra en ocasiones. Rápidamente los abro y acudo apresurado a cualquier superficie reflectante, me miro, la barba, la nariz y los ojos más grandes sin esas gafas horrorosamente redondas, me repito una y otra y otra vez `` eso ya pasó, eres otra persona´´.

Nunca, nunca hablé ni mencioné siquiera éste tema, lo aparté, pensé que si me callaba se esfumaría como lo hace el vaho en el cristal del coche, pero no, no sirvió para nada, sigue aquí conmigo y dudo que se vaya. Recuerdo los sudores fríos, los gritos en silencio para que nadie lo supiera.

No fue hasta el segundo año de instituto cuando las conocí, supieron decirme, sin palabras, no hacían falta, lo que valía. Doy las gracias todos los días porque aun siguen en mi vida... y ahora soy yo, el que les dice su peso en oro. No las mencionaré, ellas saben quienes son.

En cierto modo doy las gracias por todo aquel horror, sin él no sería la persona que me devuelve la mirada desde el reflejo.

La sensación que tengo en éste instante se asemeja mucho a la que se tiene cuando se para en seco tras correr kilómetro y medio, cansancio, agotamiento, orgullo por lo que has corrido y vértigo por lo que aun te queda por correr.

8 de abril de 2013

Símbolos color sepia.

Ayer, 8 de Abril de 2013, mientras leía ``El Independiente de Cádiz ´´ ( periódico que recomiendo encarecidamente) metido de lleno en sus noticias fijé la mirada en una muchacha rubia, muy guapa ella, con el brazo derecho alzado y cara de feliz orgullo.

Es posible que mi extrañeza deba su nutrida forma a que no cuento con más de veintiuna primaveras en mis espaldas, pero lo de los símbolos ideológicos me recuerdan a un país, en sepia, asfixiado entre ideologías extremas y fronteras soldadas a las nubes.

Leo al pie de foto: ``Miles de ultranacionalistas croatas se manifestaron ayer en Zaragreb [...].´´ Bueno, no es España - me digo- pero al instante vuelvo con la misma incertidumbre, y es que da igual que no sea en mi país, estamos en las mismas.

Aferrarse a unos símbolos pasados es algo que no entenderé en la vida y no porque sea joven o viejo ( digamos mayor, para ser políticamente correctos) voy a entenderlo. Estos sirvieron en una época pasada para enfrentar unas ideologías muy separadas, pero en la actualidad ambas se entrelazan con un fino hilo ( poder y dinero).

Tanto el brazo en alto como el puño cerrado, así como el pie en la coronilla, tienen como función separar, porque ya se sabe eso de ``Divide y vencerás´´.