22 de diciembre de 2009

Gracias desde la lejanía.


Cuando llegan estas fechas mis recuerdos se alertan y salen a la luz con una vertiginosa a la vez que cruel puntería, no tengo otra solución que sumergirme entre las páginas de un buen libro. Hoy después de estar un buen rato sujetando el quicio de la puerta, mientras miraba mis libros, uno de ellos me susurró; sus palabras eran inteligible para mis oídos pero cumplió su propósito, llamar mi atención.
Mis dedos rozaron el lomo a la vez que leía en voz alta - HUIR DE LOS DOMINGOS - un libro de poesía.
Abrí el libro al azar, un poemario no se debe leer de principio a fin o por lo menos eso pienso. Pero parece que a este le gusta llevarme la contraria, ya que lo abrí (o se abrió) por la poesía que da nombre al libro, la primera.

Para huir de los domingos
me haré cómplice del viernes.
Sanaré las palabras enfermas
de cobardes silencios de lunes.


Una palabra se quedó grabada en mi memoria y la decía una y otra vez- Sanaré,sanaré, sanaré...


Pintaré las paredes de tu alma
con colores de verano
deseados, inventados todos
para huir del invierno.


Huiré del abismo a mis pies,
escondiendo mis temores de vísperas,
sin llegar al cruel recordatorio
de la caducidad de mis días.


El último verso me pareció rotundo, capaz de despertar a los pájaros que duermen en las ramas del árbol de esa memoria que sigue clavándome las cuchillas que he guardado ridículamente con el paso de los años.


No, no sera hoy cuando comience mi declive, no, hoy no.
El libro se ha convertido en una parte fundamental de mi mesa de noche, junto a la llave que abre el cajón donde he apresado la artillería que mis recuerdos intentaban usar contra mi cordura, pero he salido victorioso y aunque solo sea momentáneo mi liderazgo, seguiré luchando.

20 de diciembre de 2009

Tomás

Sigo esperando la llamada sentado en la ventana de mi cuarto, la oscuridad es mi más ferviente seguidora y las sombras le dan la mano. Solo tengo constancia de una luz que puedo ver desde este portal y esta situada detrás del árbol. Justo en el momento que mis ideas se organizaban y dejaban un tenue pasillo para que el sueño pudiera volver, para amarrarlo con cadenas de plata y que nunca más se marchase; llamaron a la puerta.
-¿Puedes dormir?- el sobresalto se esfumó al escuchar la voz de mi madre al otro lado de la puerta.
- No, pasa estoy despierto- me limpié las lágrimas para que mi madre no se preocupase,¿para qué? si no había solución.
Sólo pude ver su silueta y me recuerdo las noches que me acunaba envuelto en la manta roja de cuadro para que pudiera dormir.
- ¿Necesitas algo?- su voz preocupada a la vez que triste penetró en mis tímpanos y me insufló una tranquilidad gaseosa que se escapó nada mas entrar.
- Me duele un poco la cabeza- le mentí- pero seguro que un té calentito no me vendrá nada mal.
Ella salió y cerró la puerta, a mis oídos llegaron un claro aunque silencioso llanto...

6 de diciembre de 2009

Navidad de ausencias.

Esa marca que dejamos al andar,
impresa con el fuego
de cualquier dios griego.

Ese recuerdo de las navidades
que anclamos para no perderlo,
para no olvidar que seguimos existiendo,
que en realidad nuestras raíces
intentan aferrarse al suelo,
para no perderlo.

Rellenamos las ausencias
con polvorones y regalos,
para no perdernos entre las sombras
de los abetos que pacientemente
esperan su muerte.

25 de noviembre de 2009

La sonoridad hace que todos estemos sordos, que no veamos más allá del aura que nos envuelve, que nos aprisiona dentro de nuestro propio egocentrismo. Menos mal que todavía hay personas que quitándose la escarcha de los hombros gritan a los grandes edificios, los rompen, y en su lugar plantan un árbol en el que pondrá su nombre en más de una hoja, en más de una rama.
Todavía hay esperanza, no estamos muertos, aun, podemos seguir luchando, podemos seguir soñando y mandarlo todo a la mierda, si es necesario.
Pero es necesario callar, esperar; esperar al momento oportuno para poder acabar con los gigantes de metal y cemento.

23 de noviembre de 2009

Casualidades.


``A veces, cuando llueve, nos llega el olor de la sal es el sugerente título del nuevo poemario de Raquel Zarazaga, que verá la luz a través de CVA Edciones a comienzos de la temporada 2010. Raquel nació en Bilbao en 1963: “En los señoríos de la lluvia, es educada por los númenes de las fuentes y los bosques, entre espesas montañas que le amamantaban con sus sombras” hasta que 25 años después se traslada a El Puerto de Santa María, Cádiz, a “esa tierra de cuento, allá en el Sur del Sur, y el agua se le vuelve pozo, manantial, un hilo de fuente…” En contacto allí con la Tertulia El Ermitaño empiezan a publicarse sus primeros poemas, participa en los Talleres de Poetas en el aula, en los encuentros de Poetas en Sanlúcar de Barrameda, en recitales varios en bares, cafés, cárceles… y en la Fundación Caballero Bonald de Jerez y en la Casa de las Mujeres de la misma ciudad, en la Fundacion NMAC Montenmedio Arte Contemporáneo… Y sus poemas vuelan incluso, al otro lado del Atlántico, a Perú en la antología “Café Central” editada allí, a Buenos Aires en “POEMANÍA”… Y en pueblos de Castilla cuelgan de los árboles algunos de sus “Poemas vegetales”. Aparecen poemas en revistas “La rosa profunda” de la Universidad de Murcia, Almiar… Co-dirige los diversos encuentros de la Bienal Internacional PLASTILÍRICA en la que se conjugan las artes plásticas con la poesía Y a los anaqueles de su “casa de las palabras” van llegando los frutos: SEDA SALVAJE, POEMAS VEGETALES, IM-PROPIAS (dentro del volumen LAS DOS ORILLAS), FEMENINO SINGULAR…´´ (Información sacada de la página oficial de CVA Ediciones)
En cuestión de meses saldrá a la luz el último poemario de Raquel Zarazaga (que por cierto, tuve el honor de tenerla como profesora de música en primaria).
En la presentación del poemario Juguetes de Dios, de Rosario Troncoso, vi a Raquel de lejos y creí que no se acordaría de mí ( de un alumno entre miles), pero mi sorpresa fue que cuando me acerqué para decirle:
-¿Te acuerdas de mí?- se me adelantó y me respondió a una pregunta que todavía no había formulado.
- Me acuerdo de ti, pero para los nombres...

21 de noviembre de 2009

Juguetes de Dios



Ayer, 20 de noviembre tuve la oportunidad de asistir a la presentación del último poemario de Rosario Troncoso (Charo), Juguetes de dios, en el salón de actos de Tele Puerto Real.
Llegamos sobre las 6:57 a Puerto real, por si no encontrábamos el lugar(sí, por si nos perdíamos, al fin y al cabo es una ciudad que no conozco) tener tiempo para llegar y no perdernos ni un ápice de lo que ocurriera.
Una vez en Tele Puerto Real nos encargaron la ardua tarea de repartir claveles a los invitados ( y nosotros más felices que unas pascuas en ayudar en algo), después de escuchar como treinta veces eso de ``¿La presentación es aquí o es más arriba?´´, y es que Tele puerto Real es una suma de pasillos y escaleras que más que una cadena de televisión parecía un laberinto, nos sentamos en las primeras filas:
Después de la presentación del libro y los elogios ( muy merecidos) a la escritora, llegó la lectura de los poemas ( cada vez se me aceleraba más el pulso) y...
... con las palabras de Charo `` y para no llevarme toda la atención en la presentación de mi libro, voy a dar paso a dos personitas, bueno ya son personas pero para mí siempre serán personitas´´ subí al ``escenario´´ y leí todo lo bien que me permitían mis nervios.
Los poemas inmejorables llenaron la noche de luz, aunque con un frió que pelaba.

26 de octubre de 2009

Domingos

Tazas de chocolate
humeantes.

Manta arrugada a los pies,
palomitas saladas.

Domingos de película
y sofá.

20 de septiembre de 2009

Bitelchus (1988)

Una película rodada en 1988, obtuvo un Oscar al mejor maquillaje.
Tim Burtom empieza a creer un universo que seguiría con largometrajes posteriores.
Espero que os guste:

26 de agosto de 2009

En las Profundidades.


¿Cómo puedes llegar a crearte, reaparecerte?
No todo el mundo es capaz, sólo tú, sólo tu cuerpo.

Tus ojos son como pozos, pozos sin fondos, que me arrastran a cruzarlos, a añorarlos.

5 de agosto de 2009

Gioconda Belli

ABANDONADOS

Tocamos la noche con las manos,

escurriéndonos la oscuridad entre los dedos,

sobándola como la piel de una oveja negra.

Nos hemos abandonado al desamor,

al desgano de vivir colectando horas en el vacío,

en los días que se dejan pasar y se vuelven a repetir,

intrascendentes,

sin huellas, ni sol, ni explosiones radiantes de claridad.

Nos hemos abandonado dolorosamente a la soledad,

sintiendo la necesidad del amor por debajo de las uñas,

el hueco de un sacabocados en el pecho,

el recuerdo y el ruido como dentro de un caracol

que ha vivido ya demasiado en una pecera de ciudad

y apenas si lleva el eco del mar en su laberinto de concha.

¿Cómo volver a recapturar el tiempo?

Interponerle el cuerpo fuerte del deseo y la angustia,

hacerlo retroceder acobardado

por nuestra inquebrantable decisión

Pero... quien sabe si podremos recapturar el momento que perdimos.

Nadie puede predecir el pasado

cuando ya quizás no somos los mismos,

cuando ya quizás hemos olvidado

el nombre de la calle

donde

alguna vez

pudimos

encontrarnos.

Sobre la grama (1970-1974)

1 de agosto de 2009

La Sombra del Viento


Acabo de sumergirme en una apasionante novela de uno de mis escritores favoritos, Carlos Ruiz Zafón. Solo llevo varios capítulos y ya tengo miedo de acabarlo, de que no dure mucho la sensación de bienestar, de angustia; tengo miedo de dejar de saborear las palabras, dejar de sentir el olor dulzón de tinta. Cuando empiezo a leer y veo que el cariño que ejerzo es correspondido, me apasiono y más aun si el libro es de este autor. Es capaz de transportarme a la Barcelona de el siglo XX, todo los libros lo hacen ( o mejor dicho casi todos) pero este libro lo ha hecho y lo hace con más pasión.
Las primeras paginas me ponían el vello de punta, el amor, la devoción, todo en general...
Es un sentimiento contradictorio: quiero terminar de disfrutar este libro lo más rápido posible para hacerme con El juego del ángel, pero no quiero que se me acaba tan pronto-No sé si se me entiende-

20 de julio de 2009

Palabras de un cincuentón...

Al doblar la esquina de aquella plazuela topé con tus ojos; ojos negros como azabache, como carbón. No es que me asustaran, solo me cegaron, solo me aturdieron, solo me hirieron.

-Porque me molestare en escribir si no sirvo para esto- las palabras se atropellaban conforme iban saliendo.
-No seas más capullo, llevas más de 40 años escribiendo y no has intentado publicar nada-intentó animarlo su esposa, mientras recogía el peluche que había dejado su nieto.
-Incluso Javi escribe mejor que yo- dijo refiriéndose a su nieto mayor.
-Pero porque le viene de familia, tu no te rindas- intento disimular la exasperación que tenia.

13 de julio de 2009

Imprescindible


Una efímera ilusión, empaña el espejo en el que me miro todas las mañanas - no querer salir, no querer vivir- pero me peino con resignación, ensayo sonrisas para parecer más vital y me pongo los baqueros de siempre (esos que puse hace dos días encima de la silla de mi cuarto), alargo la mano izquierda hasta tocar la primera camiseta que hay en el armario (intento que sea lo más colorida posible, para evitar habladurías).
Las llaves reposan encima del mueble de la entrada junto al periódico de hace una semana, con dificultad introduzco la lleve en la cerradura y mientras se me inundan los ojos con el recuerdo de mi madre salgo por la puerta.
Desde hace una semana las gafas de sol han sido como la ropa interior- imprescindibles- no quiero que me reconozcan, no quiero que me compadezcan, no quiero seguir así.

20 de junio de 2009

Un libro, un sueño


Un libro es mucho más que letras impresas en hojas, un libro es un billete a algún lugar soñado.
Libros forrados en piel, hojas amarillas, un soplo de aire purificante y sumergirme en un sueño.

15 de junio de 2009

Mi muerte


Un suspiro ahoga
la advertencia de mi silencio,
la muerte me estorba,
sin margen a equívocos,
en este empeño,
inútil, esquivo.


17 de mayo de 2009

Diario de un Vampiro

Lentamente me levanto de mi marmolea cama, la hojarasca se funde produciendo bajo mis pies un sendero de sueños rotos. La luz lunar me enfoca produciendo en mi fría y pálida piel un espejo natural en el que se ve reflejado el rostro de todas y cada una de mis víctimas.
El hambre tiñe mis ojos de un color grisáceo semejante a la lapida que me sirve de asiento y el bosque que a sido mi casa desde aquel fastidioso día, se a ido transformando en  mi cárcel.
Las ramas de los arboles se quiebran a mi paso produciendo un estrepitoso ruido que inunda todo el bosque. 

26 de abril de 2009

Los blancos

Ojeando una revista, para matar el aburrimiento, di con un articulo de no se quien, en el que pude leer la situación de los albinos nacidos en Tanzania.
En vida son objeto de burlas y  son marginados por la familia, expulsándolos a las frías calles o matándolos en sus neonatos años, ``para evitarles el sufrimiento´´.
Una panda de analfabetos e ignorantes, no se le puede llamar de otra forma, que tienen de nombre ``BRUJOS´´ dan caza a estas personas para desmembrarlos. Con  los huesos hacen amuletos que son vendidos en los mercadillos, con la sangre de estas personas hacen calditos, como si de puchero se tratase, para conseguir la juventud eterna o yo que sé que cosa, y con los genitales hacen ``pociones´´ para aumentar el potencial sexual.
Los que tienen la surte de llegar a las puertas de una de esas escuelas para ciegos, son introducidos en secretos en sus clases.

1 de abril de 2009

Escribir


Escribo como escribo.
A veces deliberadamente mal
para que os llegue bien.

Gloria Fuertes.




Y escribo para amar, para que me amen.
Para estar viva. Para negar la despedida de Dios.
Para atarme a la locura, por si la razón me encuentra
y me seca del todo.
Para errar y deshacerme en cenizas.
Y resurgir en una vorágine de palabras
en erupción.
Y fundirme en perfecta simbiosis y sintaxis,
con esenciales elementos
que se antoja vitales: la Lengua y la Carne.
Rosario Troncoso
(Delirios y Mareas)



9 de marzo de 2009

Autor: Francisco Raposo

Camino de espuma negra 
El sol me quemaba las pupilas rasgadas por la brisa marina. Todo estaba distinto; la casa, la arena, el mar, todo había cambiado... ¿Cómo era posible?,si sólo estuve dos meses fuera, el tiempo de comprar la autoestima gélida transportada desde la muerte de mis padres.
A pesar de todos los cambios me encontraba bien, estaba agusto, tranquilo...
Tenía la vista posada en la aureola luminosa producida por los neonatos rayos de sol en la superficie marina, cuando escuché una voz melodiosa e inolvidable. Mi tía Clara corría hasta donde yo me encontraba con los brazos abiertos, su rostro desprendía alegría y consuelo. Sus pies produjeron un extraño sonido que me transportó al verano de 1998, cuando la playa en la que estaba se llenaba de familiares correteando por la orilla. Me abrazó y con los ojos inundados de reproches me dijo con dificultad:
_ Por fin has vuelto_ estaba sola, todos habían fallecido en aquel terrible accidente de avión, solo vivíamos nosotros dos.

5 de marzo de 2009

Delirios y mareas

No hace mucho tuve la suerte de asistir a la presentación del segundo poemario de la poetisa y amiga Rosario Troncoso. El Ateneo de Cádiz se llenó de emoción y admiración por las palabras de Javier Ruibal y la misma Rosario Troncoso.
Podéis acceder al blog de Rosario Troncoso aquí.
Saber más de Javier Ruibal aquí.